lunes, agosto 26, 2019

¿Qué es el B2C?

Empresas-B2CEmpresas de B2C

¿Te has preguntado qué es el B2C? ¿Acaso no has escuchado esta nomenclatura, hoy tan común en el medio? No son pocas las empresas comerciales que actualmente dedican sus esfuerzos al desarrollo de estos negocios, cada vez más grandes. No obstante, hay ciertas cosas a considerar en relación con su nominalización y clasificación, a grandes rasgos, útiles e interesantes. Por estas y otras razones, hoy queremos invitarte a conocer qué es el B2C y cómo lo usan las empresas.

 

Qué es el B2C

 

Empresas-ecommerce-e-Marketplace

El B2C refiere a la expresión del inglés «Business-to-Consumer», que en español puede traducirse como «del negocio al consumidor». B2C (empresa a consumidor) es el tipo de transacción comercial efectuada por empresas que venden productos o servicios a consumidores. Tradicionalmente, esto podría referir al tipo de negocio más antiguo y común de todos: alguien compra algo a alguien. Por ejemplo: personas comprando ropa en una tienda, comiendo en un restaurante o suscribiéndose a un un servicio de televisión.

 

En la actualidad, sin embargo, el término «B2C» refiere a la venta de productos en línea o e-tailing. De este modo, los fabricantes o minoristas venden sus productos a los consumidores mediante con Internet como intermediario. Así, el B2C constituye una de las cuatro categorías del comercio electrónico, junto con B2B (empresa a empresa), C2B (cliente a empresa) y C2C (cliente a cliente), que en próximas publicaciones ya conoceremos en detalle.

 

Retomando el B2C, se trata del modelo con el que la mayoría de las personas están más familiarizadas. Es que alcanza haber comprado un artículo en Internet alguna vez para haber participado del B2C o e-tailing. Casi cualquier producto se puede comprar o vender a través de e-tailing, también conocido como escaparates virtuales.

 

 

B2C, e-tailing y teleshopping

Empresas-emarketplaces-ecommerce-mercado-electronico

 

Técnicamente, el concepto fue desarrollado en 1979 por Michael Aldrich. Este inventor inglés conectó un televisor a una computadora de procesamiento de transacciones con una línea telefónica. Y así acuñó el término «televenta», del inglés «teleshopping», dando inicio a todo. Tras la explosión y el desarrollo de Internet en los 90, miles y miles de dominios comenzaron a registrarse debido al gran potencial para el teleshopping y el e-tailing.

 

Entre fines de los 90 y mediados de los 2000 surgieron empresas como Amazon, Zappos o Victoria’s Secret en línea, llevando el e-commerce a la cima. Y así fue literalmente, pues hoy, Amazon ocupa el quinto lugar entre las empresas más exitosas del mundo.

 

 

Hoy resulta realmente extraño que un negocio de B2C, basado en el consumidor, no venda sus productos en línea o que, como mínimo, no tenga presencia en Internet: los consumidores suelen preferir la comodidad del hogar para comprar, es indiscutible. Además, esta clase de negocios suele ofrecer productos con descuentos especiales y tener una tienda virtual ofrece múltiples beneficios.

 

Un buen ejemplo es que literalmente no se necesita una tienda o un inventario, por lo que no hay que invertir en infraestructura. En este sentido, como quizá recuerdes, vimos los beneficios más importantes en nuestro artículo «Ventajas del e-Marketplace para una empresa». Estas características hacen que esta clase de negocios sean ideales sobre todo para las pequeñas empresas.