martes, marzo 19, 2019

Empresas y tipos de sociedades que existen para un negocio

Empresas-sociedades-negociosEmpresas y tipos de sociedades para negocios

Empresas y tipos de sociedades, tema de alta relevancia para el desarrollo de cualquier tipo de emprendimiento o negocio. Es que hay diversas formas de constituir empresas, según actividades y cantidad de socios, cada una con tratamientos tributarios diferentes.

 

Como quizá recuerdes, en nuestro artículo «Empresas y personas jurídicas: conceptos clave para negocios» te estuvimos adelantando algunos detalles. El quid de la cuestión es que, cuando construimos una empresa o negocio, debemos inscribirnos como persona natural o jurídica. En este sentido, si optamos por una persona jurídica, debemos elegir entre alguno de los tipos de sociedades que existen.

 

Justamente, esta será nuestra misión de hoy: conocer qué empresas y tipos de sociedades existen para un negocio. Así que, sin más, echémosle un vistazo al asunto.

 

Empresas y tipos de sociedades

 

La empresa es el agente económico que toma las decisiones en torno cómo se han de utilizar los factores de la producción. Esto determinará la obtención de bienes y servicios, que luego serán ofrecidos en un mercado. Cada actividad productiva consiste en transformar bienes intermedios, como materias primas, en bienes finales.

 

Y para ello se deben emplear una serie de factores productivos específicos, como trabajo y capital. A su vez, hay una amplia variedad de exigencias legales, administrativas y organizacionales que se deben cumplir. Una de las más importantes son la constitución de personas jurídicas y tipos de sociedades. Pero, ¿qué es una sociedad empresarial?

 

Pues entenderemos sociedad como el contrato efectuado entre dos o más personas con el objetivo de realizar un negocio. Una vez listo el contrato, surge la persona jurídica, diferente a la de las personas físicas que la integran. Así surgen las sociedades y sus diferentes tipos. A continuación, veamos cuáles existen.

 

 

Sociedad por unión de empresas

 

Dentro de este tipo de sociedad empresarial existen dos formas de unión. Por un lado, la unión transitoria de empresas (U. T. E.); por otro, la agrupación de colaboración. Las sociedades de uniones transitorias tienen objetivo de realizar un proyecto, servicio o actividad puntual. Su duración se limita al tiempo que les lleve alcanzar el objetivo que se haya planteado. En contraparte, las agrupaciones de colaboración manifiestan uniones entre empresas. Aquí, el objetivo es realizar actividades de negocios de las empresas socias o realizar tareas en conjunto. En este caso, la duración puede ser de hasta 10 años.

 

Sociedad anónima (S. A.)

 

La sociedad anónima es de las más frecuentes y populares en el mundo empresarial. Se trata una sociedad caracterizada por pertenecer a sus accionistas y debe tener, como mínimo, dos partes. Aquí, la responsabilidad está limitada a los aportes que se realizan. Además, una sociedad anónima puede cotizar en la bolsa, si es que así lo desea, teniendo un mínimo de 500 accionistas.

 

 

Sociedad de responsabilidad limitada (S. R. L.)

 

Junto con la sociedad anónima, la sociedad de responsabilidad limitada es otra de las más comunes y mejor conocidas. Una S. R. L. tiene algunas cosas en común con la anónima, pero difiere en algunos detalles. En este caso, las S. R. L. tienen estatutos más simples que las sociedades anónimas. A diferencia de estas últimas, por ejemplo, las primeras no pueden cotizar en la bolsa y su número de socios debe ser siempre menor a 50. Además, las S. R. L. no pueden asociarse con una sociedad anónima.

 

Sociedad colectiva

 

La sociedad colectiva no es tan frecuente como las anteriores, en buena medida, porque sus socios deben responder de manera ilimitada. Así, se pone en riesgo su patrimonio personal. Asimismo, al ser tan fáciles de constituir, si hay una emergencias se recurre a su creación. En las sociedades colectivas el número de socios que la integran es ilimitado, lo opuesto a las S. R. L.

 

Sociedad en comandita

 

Entre las sociedades en comandita existen dos tipos de socios bien delimitados. Por un lado están los comanditados, quienes poseen responsabilidad ilimitada hacia terceros. Por otro lado, los comanditarios, cuya responsabilidad está limitada al capital aportado. Aquí, valga la redundancia, los socios también trabajan en la sociedad además de aportar el capital.

 

A muy grandes rasgos, estos son los tipos de sociedades que existen para un negocio. Como podemos ver, su conocimiento es clave para el desarrollo de cualquier empresa.