lunes, marzo 18, 2019

Empresas de sociedad anónima (S. A.): qué son y cómo funcionan

empresas-sociedades-anonimas

Empresas de sociedad anónima (S. A.), sin dudas, el tipo de sociedad empresarial más habitual y mejor conocido, ¿verdad? Es considerablemente sencilla de formar, tiene sus beneficios administrativos y económicos y otras características interesantes que conviene conocer. Sigamos sumergiéndonos en este planeta empresarial, hoy, conociendo en detalle qué es una empresa de sociedad anónima y cómo funciona.

 

Como siempre, si antes te interesa repasar algunos conceptos clave en torno a la temática de hoy, te sugerimos leer:

 

 

Qué es una sociedad anónima

 

Comencemos por lo básico, ¿qué es una sociedad anónima? Junto con la persona física, es de las dos principales formas de emprender un negocio o empresa. Como vimos en nuestro artículo «Empresas y personas jurídicas», como persona física hay que pagar los trámites gubernamentales personalmente. Es decir que quien lleva adelante la empresa genera sus facturas, paga sus impuestos y trámites correspondientes. Mientras tanto, con una sociedad, no hay una persona física, sino legal tras un bien.

 

En una sociedad anónima se materializa esa unión de al meno dos socios. Técnicamente, una sociedad anónima es un documento contractual, un acuerdo legal en el que se establece el protocolo formal de la sociedad. Allí se define y establece claramente quién será el representante legal, qué procedimientos se desarrollarán, cómo se trabajará y demás. Esta será el acta constitutiva de la sociedad.

 

De este modo, podemos definir la sociedad anónima como la constitución de una sociedad mercantil en la que sus titulares son tales en virtud de su participación en el capital social mediante títulos, acciones y procedimientos legales. Así, una de las más destacadas ventajas de tener una sociedad anónima es que la responsabilidad total de una empresa no recae sobre una única persona, menos aún una física.

 

La sociedad anónima es una forma de organización capitalista, siendo muy común entre grandes compañías y corporaciones. Todo el capital es dividido en acciones, representando la participación de cada socio en el capital de la compañía. De esta manera, la responsabilidad de cada socio es proporcional al capital existente. Por esta razón, participar en una empresa de sociedad anónima tiene un nivel de seguridad financiero considerablemente elevado.

 

 

Cómo se hace una sociedad anónima y cómo funciona

 

Empresas-sociedades-colectivas-equipo

 

Como habíamos mencionado, una empresa de sociedad anónima se realiza mediante un acta constitutiva mediante un notario. La cantidad de socios que integrará la sociedad debe presentarse frente al notario y allí realiza el protocolo de acta constitutiva. Allí se especifica el objeto y razón social de la empresa, qué tipo de empresa será y qué cosas hará.

 

En este sentido, las formas permitidas bajo las que comúnmente se forma una S. A. son:

 

  • Las de administrador único
  • Varios administradores solidarios
  • Dos administradores conjuntos
  • Un consejo de administración (directorio, o junta directiva)
  • Administrador socioeconómico

 

Los aspectos más importantes en este acuerdo implican especificar quiénes serán sus accionistas y representantes legales. De este modo, la constitución de la sociedad anónima debe efectuarse mediante escritura pública, siguiendo lo indicado por el código de comercio.

 

La existencia y funcionamiento de toda sociedad anónima requiere de dos o tres órganos, en la mayoría de los sistemas legales, obligatorios:

 

  • Una Junta General de Accionistas (asamblea), órgano que reúne todos los accionistas y que selecciona los administradores de la compañía.

 

  • Administradores de la sociedad, gerentes que forman la ejecutiva y componen el órgano representativo.

 

  • Un tercer órgano constituido por un consejo de vigilancia. Aunque no existe en todo el mundo, es el órgano en el que sus integrantes supervisan a los administradores.

 

Otro interesante detalle de las S. A. es que tienen diversas clasificaciones. La más importante es la que distingue entre sociedades anónimas abiertas y sociedades anónimas cerradas.

 

 

Claves de una sociedad anónima (S. A.)

 

A grandes rasgos, podemos decir que una S. A. es una sociedad de capitales donde no importa específicamente quiénes son socios. El capital es dividido en acciones y así, el peso político para la toma de decisiones es determinado por el número de acciones y no el número de accionistas. Además, tanto para formarse como para modificarse se deben cumplir determinadas formalidades legales.

 

Estas empresas tienen, a su vez, un sistema de administración legal. Habiendo un sistema de administración con reglas, las sociedades anónimas deben tener un directorio que les administre, cuyas atribuciones y facultades también están en la ley, junto con sus derechos y obligaciones. Sus acciones son nominativas y de libre cesibilidad. Y, por último, las sociedades anónimas siempre son de tipo mercantil. Es decir que, aunque siempre la pueden ejecutar actos civiles, su naturaleza jurídica es siempre comercial.

 

En esencia, estos son los conceptos elementales en torno a las sociedades anónimas, su formación y funcionamiento. Interesante, ¿no es así? ¿Sabes qué tipos de sociedades anónimas existen?