lunes, agosto 26, 2019

Empresas cooperativas: qué son y cómo funcionan

Empresa-cooperativa

Las empresas cooperativas son de los tipos de empresa más interesantes porque, entre otras cosas, pertenecen completamente a sus integrantes. De este modo, el negocio de toda empresa cooperativa va a ser responsabilidad de quienes le conforman. Además, entre sus características más distintivas también destaca el preponderante lugar que ocupan la igualdad y el trabajo en equipo. Para seguir conociendo las posibles formas que puede adoptar una empresa, hoy veremos qué son las empresas cooperativas.

 

 

Qué son las empresas cooperativas

 

Por definición, una empresa cooperativa es aquella controlada y operada por un grupo de usuarios, únicos propietarios, para beneficio propio. En las empresas cooperativas, cada miembro aporta un capital social y comparte el control de la empresa. Esto se logra sobre la base del principio de cada integrante, por voto y no en proporción a su contribución patrimonial.

 

A grandes rasgos, una cooperativa es un tipo de asociación autónoma con personas que se unen voluntariamente. El objetivo de tal unión es formar una organización democrática donde la administración y gestión se efectúan siguiendo un acuerdo. Este acuerdo, asimismo, es desarrollado únicamente por sus integrantes, pero conforme al contexto económico.

 

Así, la economía de mercado y la economía mixta condicionan el acuerdo, pero también hay cooperativas complementarias a la economía planificada. El principal cometido de toda cooperativa es enfrentar las necesidades y aspiraciones económicas compartidas por socios en mediante una empresa.

 

Cabe mencionar que una cooperativa no necesariamente tiene que tener carácter empresarial. Entre otras cosas, puede motivarse por un bien artístico, social o cultural en lugar de un bien económico.

 

empresas-cooperativas-trabajo-en-equipo

 

 

Pero centrándonos más en su corte empresarial, esta organización comercial privada, propiedad controlada por las personas que utilizan sus productos, suministros o servicios, están formadas por individuos que se coordinan entre sí (coordinación horizontal) para lograr la integración vertical en sus actividades comerciales.

 

Con validez, cualquiera podría preguntarse, entonces, qué las diferencia de cualquier otro tipo de actividad grupal humana. La distinción radica en que, si bien las personas han estado trabajando juntas para su beneficio mutuo a lo largo de toda la historia humana, la forma de unión cooperativa de organización empresarial como tal comenzó precisamente durante la Revolución Industrial.

 

En ese entonces, las cooperativas fueron muy útiles para promover los intereses de integrantes miembros menos poderosos de la sociedad. Así, agricultores, productores, trabajadores y consumidores descubrieron que podían lograr mucho más de forma colectiva que individual. Que la unión hace la fuerza.

 

 

Los valores de una empresa cooperativa

 

empresas-cooperativas-simbolo
Símbolo de los Pinos Gemelos, emblema internacional de las cooperativas.

 

Como mencionamos, existen varios y diversos tipos de empresas cooperativas (trabajo, vivienda, educación, etc.), pero todas comparten puntos en común. Estos son, justamente, los principales valores de una empresa cooperativa. A continuación los enlistamos:

 

  • Ayuda mutua: el accionar conjunto para la solución de problemas comunes o la cooperación.
  • Democracia: la toma de decisiones colectivas por sus integrantes (mediante participación y protagonismo) a lo que refiere a la gestión y control de la cooperativa.
  • Equidad: justa distribución de los excedentes entre integrantes de la cooperativa.
  • Esfuerzo propio: motivación y fuerza de voluntad de sus miembros con el fin de alcanzar metas previstas, con cada quien dando lo mejor de sí.
  • Honestidad y transparencia: honradez, dignidad y decencia en la conducta de sus integrantes. Se oponen al encubrimiento, falseamiento de la información y engaño.
  • Igualdad: todas las personas que la integran tienen iguales deberes y derechos.
  • Responsabilidad: es la capacidad de responder ante los actos, nivel de desempeño en el cumplimiento de las actividades para el logro de metas, sintiendo un compromiso moral con sus integrantes.
  • Responsabilidad social: compromiso con la comunidad, preocupación por el resto.
  • Solidaridad: apoyar, cooperar en la solución de problemas de sus integrantes, la familia y la comunidad. Comunidad de intereses y propósitos.

 

Además de estos valores, que rigen el comportamiento y desarrollo ético de cada integrante de la cooperativa, también hay una serie de principios clave a seguir. Estos principios, a su vez, se dividen en dos categorías: principios clásicos y principios actuales de cooperativismo.

 

 

Principios clásicos para una empresa cooperativa

 

Los principios clásicos para una empresa cooperativa, que veremos a continuación, fueron desarrollados en 1973 por la Alianza Cooperativa Internacional:

 

  • Libre adhesión y «puertas abiertas».
  • Control democrático.
  • Retorno de excedentes a cada integrante, en proporción a su contribución con los mismos.
  • Interés limitado del capital (gran diferencia con las sociedades).
  • Neutralidad: principalmente en lo político y religioso. Modernamente se ha extendido también la neutralidad al plano racial, étnico, por nacionalidad, sectario, ideológico, sindical, etc.
  • Venta al contado (principio que ha ido cediendo) y a precios de mercado.
  • Fomento y educación cooperativa: difundir los valores cooperativos entre los miembros y la sociedad en general.

 

Los 7 principios actuales para una empresa cooperativa

 

Los principios actuales para una empresa cooperativa son los contemporáneos. Estos fueron elaborados por la Asamblea de la Alianza Cooperativa Internacional de Mánchester, el 23 de septiembre de 1995.

 

  1. Adhesión abierta y voluntaria. Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas para todas aquellas personas dispuestas a utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades que conlleva la condición de socios, sin discriminación de género, raza, clase social, orientación sexual, posición política o religiosa.
  2. Control democrático de los socios o miembros. Participación activa, con responsabilidad ante la asamblea general y los socios por parte de las autoridades electas. Cada socio siempre tiene derecho a un solo voto, independientemente a su aporte.
  3. Participación económica de los socios o miembros. Equidad. Compensación limitada. Los excedentes de cada período contemplan en primer lugar reservas, educación y solidaridad.
  4. Autonomía e independencia: Asociarse sin hacerse dependiente, y sin responder a intereses externos.
  5. Educación, entrenamiento e información: A socios, dirigentes, gerentes y empleados. Pero también informar a la comunidad sobre el cooperativismo.
  6. Cooperación entre cooperativas: A través de estructuras locales (regionales y nacionales) con el fin de servir mejor y de dar apoyo a nuevas entidades.
  7. Compromiso con la comunidad. Desarrollo sustentable, solidaridad, aceptación de los socios, responsabilidad social.

 

Muy bien, en esencia, estas son las mayores características de las empresas cooperativas y su funcionamiento. Un tipo de empresa verdaderamente interesante, ¿no lo crees?