miércoles, abril 17, 2019

Cómo pedir un aumento de sueldo a tu jefe cuando sabes que lo mereces

Es muy difícil que el aumento llegue si no lo buscas, pero tampoco es sencillo. A menos que tengas estas cosas en cuenta...

Como-pedir-un-aumento-de-sueldo-a-tu-jefePhoto by rawpixel on Unsplash

¿Cómo pedir un aumento de sueldo a tu jefe cuando sabes que lo mereces? Una interrogante que nos surge cuando, a pesar de tener la seguridad de que nuestro desempeño es el mejor en todos los aspectos e incluso hasta cuando el reconocimiento existe, no hay señales claras de que la retribución económica va a venir.

 

Si te ha sucedido y no sabes cómo encarar la situación, estos consejos para pedir un aumento de sueldo a tu jefe te resultarán muy útiles. En ellos recopilamos algunas de las mejores recomendaciones de especialistas de todo el mundo. Así que, sin más, echémosle un vistazo al asunto.

 

Conecta los puntos

 

Te esforzaste mucho y sabes que estas haciendo todo bien, pero es probable que tu jefe esté esperando por ti. Es lo más habitual y no llegaron allí por casualidad. Cuidan mucho el dinero, pero también están tan pendiente de este, lo desean tanto, que si haces las cosas bien y demuestras que les puedes hacer ganar más dinero aún, te darán el aumento.

 

Por eso, una muy buena estrategia es que entiendas bien qué es lo que aportas a la empresa, cómo les generas valor, qué es lo que aportas para que las metas que te pusieron se estén cumpliendo. Si eres capaz de demostrar que tu trabajo está haciendo que la empresa llegue a sus metas, tienes el 90 % de la estrategia lista.

 

 

Haz la propuesta pensando en la competitividad y en la empresa

 

Como-pedir-un-aumento-de-sueldo-a-tu-jefe
Photo by rawpixel on Unsplash

 

Cuando hagas la propuesta, hazla en nombre de la empresa y no la enmarques únicamente en tu beneficio personal. Es cierto que te lo mereces y lo sabes, de hecho hasta todo tu equipo lo sabe, pero en su gran mayoría, el directorio lo interpretará con más optimismo si lo planteas de ese modo. Haz hincapié en el valor de tus aportes a la empresa y en las formas en las que esta se beneficiará con el trato. No estás rogando ni mucho menos amenazando, estás hablando de negocios y competitividad. Usa tu inteligencia.

 

 

Escoge el momento adecuado

 

Parte de usar tu inteligencia implica tener una mentalidad estratégica. Y, en este sentido, una muy buena estrategia es escoger el momento adecuado para pedir un aumento. ¿Cuál es? Inmediatamente después de lograr una meta. Puede ser una venta, la evidente satisfacción de tu clientela, la visibilidad que le estás dando a la marca o cualquier otro éxito reciente. Tiene mucho sentido, ¿no es así?

 

 

Anticípate a toda posibilidad

 

Como-pedir-un-aumento-de-sueldo-a-tu-jefe

 

En la misma línea: usa tu inteligencia, tu creatividad, piensa. Anticiparte a toda posibilidad, figurándote el escenario y todas sus posibilidades en tu cabeza, te prepara para encarar el momento de la mejor manera, considerando posibles preguntas, respuestas, argumentos, razones, fundamentos. De este modo, reduces las posibilidades de que algo salga mal cuando vas a pedir un aumento a tus jefes.

 

 

Ten otras opciones en mente, aprovecha el momento

 

Le vas pedir un aumento a tu jefe porque sabes que lo mereces, pero sabes que, más allá de todo, la respuesta puede ser un «no». En ese caso, conviene que tengas otras opciones en mente, un «plan b». Este es un buen momento para pedir un reconocimiento de otro tipo.

 

Por ejemplo, ¿te gustaría salir dos horas más temprano los viernes? ¿Te gustaría entrar más tarde los lunes? ¿Acaso hacer home office y trabajar desde casa cada 15 días? ¿Tienes que cambiar la computadora o el teléfono del trabajo? ¿El próximo viernes te gustaría ir a esa conferencia pero el horario te coincide con el del trabajo? Sé inteligente, aprovecha el momento. Y, bueno, si la negativa continúa… quizá no estás trabajado en un lugar en donde no te merecen. Créenos, pasa y mucho.

 

Muy bien, ahora que ya sabes cómo pedir un aumento de sueldo a tu jefe cuando sabes que lo mereces, solo tienes que animarte. Practica y recuerda que lo mereces, que no estás rogando nada y que usar tu inteligencia, tu energía y tu tiempo en la empresa de alguien más, es más valioso que cualquier cantidad de dinero que te pueda pagar.