miércoles, junio 12, 2019

B2B vs. B2C: ¿cuáles son sus diferencias?

Cuáles son las diferencias entre el B2B y el B2C.

Empresas-B2B-B2C

B2B vs. B2C, un contrapunto conceptual que ya nos han pedido varias veces en nuestras redes. Como posiblemente recuerdes, algunas semanas atrás vimos a cada uno en detalle y cuáles son sus características elementales. Pero hoy les pondremos frente a frente para conocer en que se distinguen. Así que, sin más, veamos cuáles son las diferencias entre el B2B y el B2C.

 

B2B vs. B2C

 

En una publicación de la prestigiosa Forbes se plantea un ejemplo que nos viene de maravilla. Allí nos sugieren que imaginemos que tenemos nuestra propia granja y un gran huerto de manzanas. En este escenario, nos veríamos frente a la necesidad de decidir entre dos posibles modelos o tipos de negocio y no sabemos bien cuál es el que más nos beneficia.

 

Por un lado, podríamos llevar nuestra producción al mercado agrícola local, donde venderíamos pequeños o medianos lotes a clientes rotativos Por otro, podríamos asociarnos a una masiva cadena de supermercados, por ejemplo.

 

Allí tendríamos asegurada una venta de gran magnitud constante, pero a un precio fijo, la misma demanda (masiva e ininterrumpida) e incluso el desarrollo o la asociación con un servicio de transporte que entregue esa producción a una ubicación y un lugar específico diaria o semanalmente.

 

Dicho de otro modo, tendríamos que elegir entre un modelo de negocio B2B o B2C. Pero, para tenerlo más claro, veamos las diferencias entre el B2B y el B2C.

 

 

¿Qué es el B2B?

 

Comencemos por repasar algunos conceptos, como qué es el B2B. Su nombre viene del inglés «business-to-business», por eso también se le conoce como B to B. Es, básicamente, el primer modelo referido en el ejemplo: de negocio a negocio. A menudo, involucra productores y mayoristas o un minorista y mayorista.

 

En el caso del ejemplo, como decíamos, implicaría la venta de la producción al mercado minorista. Aquí las estrategias empresariales serán más específicas, claras y, por tanto, sencillas. Mientras tanto, el momento de la negociación también es más directo y, en general, hay buena fluidez y control.

 

  • Si quieres profundizar, te recomendamos leer nuestro artículo: «¿Qué es el B2B?»

 

¿Qué es el B2C?

 

En cuanto al B2C, el nombre tiene también un origen anglosajón. Más precisamente, refiere a la expresión del inglés «business-to-consumer» y es, en esencia: del negocio al consumidor. Este es un tipo de transacción comercial efectuada por empresas que venden productos o servicios a consumidores más multitudinarios.

 

De este modo, el B2C es la operación comercial que efectúan las empresas cuando la clientela es mucha. Así, en este negocio se espera un predominio de las directrices de marketing. En ese sentido, las estrategias de marketing apuntan a características más elementales, como las emociones y el sentir común de la gente o a ideas y conceptos abarcativos que comparte una sociedad o público determinado.

 

  • Para profundizar más en este tema, te recomendamos nuestro artículo: «¿Qué es el B2C?»

 

Grandes diferencias entre el B2B y el B2C

 

Como vemos, básicamente el B2C y B2B son dos formas de hacer transacciones comerciales. El B2C sería el proceso de vender productos directamente a los consumidores, mientras el B2B sería el de vender productos (o servicios) a otras empresas. Cada sistema, como es de esperarse, tiene diferentes alcances, complejidades, costos y escala.

 

B2B vs. B2C en el proceso de compra

 

Todo consumidor que compra productos o servicios lo hace para darle un uso personal, es decir consumirlo. Mientras tanto, todo empresario compra productos o servicios para darle uso en su empresa.

 

Así, en la compra B2B, el proceso de compra es más complejo. Según el tipo de compra, los grupos que toman las decisiones incluyen integrantes de departamentos técnicos, comerciales, financieros y operativos. Quien selecciona un producto puede no tener autorización para comprar o no tener la responsabilidad de tomar la decisión final. Una gran compra de capital, por ejemplo, puede requerir autorización a nivel de junta.

 

 

Transacciones y pagos

 

En el B2C, los consumidores que le compran productos pagan el mismo precio que otros consumidores. Sin embargo, en el B2B, el precio puede variar según el cliente. Los clientes que aceptan realizar pedidos grandes o negociar términos especiales pagan precios diferentes a otros clientes. Y los mecanismos de pago también difieren.

 

En las transacciones B2C, los consumidores seleccionan productos y los pagan en el punto de venta mediante mecanismos de pago concretos, como tarjetas de crédito o débito, cheques o efectivo. Las transacciones B2B, asimismo, requieren un sistema de negocios más complejo. Los clientes B2B seleccionan productos, hacen un pedido y organizan la entrega a través de un canal logístico previamente acordado. En este último caso, los pagos se determinan en diversos acuerdos que rara vez se efectúan en el momento de la compra.

 

 

e-Commerce (comercio electrónico)

 

En relación con el e-commerce, el B2C y B2B también implican diferentes formas de y marketing online y plataformas de e-marketplace. En el e-commerce B2C se venden productos directamente a los consumidores desde una plataforma o sitio web. Allí la clientela explora las páginas de información de productos en el sitio web, selecciona productos y los paga antes de entregarlos en una caja, mediante una tarjeta de crédito o débito u otro mecanismo de pago electrónico.

 

La clientela ingresa sus detalles de dirección y selecciona una de las opciones de entrega que ofrece la empresa. El sistema básico de negocios B2C es relativamente simple. Necesita un método para mostrar los productos y los precios en su sitio web, un mecanismo para registrar los detalles de sus clientes y un proceso de pago para aceptar el capital.

 

 

El comercio electrónico B2B también puede utilizar un sistema empresarial similar basado en un sitio web si vende productos de bajo valor a clientes comerciales y acepta el pago con pedidos. Sin embargo, las transacciones B2B normalmente requieren un sistema de negocios más complejo. El sistema debe ser capaz de aceptar pedidos en diferentes formatos, como correo electrónico, documentos o pedidos electrónicos. Este sistema debe integrar la captura de pedidos con sus otros sistemas administrativos, como facturación, registros de clientes y contabilidad.

 

Las diferencias entre el B2B y el B2C son bastante notorias, ¿no es así? ¿Conoces alguna otra que quieras incluir?