lunes, agosto 12, 2019

5 claves para entender la incertidumbre económica de este 2019

La guerra comercial entre EE. UU. y China, el brexit, la situación del petróleo... Un nuevo año ha llegado y, con él, nuevos desafíos que hay que entender para enfrentar los negocios y la economía.

Crisis-2019-economia-incertidumbre

Si bien hay múltiples formas de ver e interpretar la situación económico-financiera del panorama mundial y aún cuando hay una fuerte y bien marcada división entre las opiniones de especialistas de todo el mundo, sí hay consenso en relación con algunos de los factores que más incidencia podrían tener en la economía mundial. Desde EE. UU. contra China y el brexit a las deudas, estas son 5 claves para entender la incertidumbre económica de este 2019.

 

 

5 – Guerra comercial entre EE. UU. y China

 

Más allá de la tregua temporal a la que se ha llegado, no son pocos los especialistas que, desde una postura bajista, aseguran que no durará. Los aranceles y demás obstáculos en las negociaciones entre las dos economías que regulan el mundo, van a crecer en 2019.

 

Asimismo, los toros alcistas se han mostrado más optimistas y estiman que se alcanzarán los acuerdos necesarios. De momento, la situación no ofrece mayores garantías que la de la incertidumbre para el 2019.

 

 

4 – La situación del petróleo

 

Mientras la humanidad siga basando sus modelos de producción y su funcionalidad en el petróleo, este factor siempre nos generará incertidumbre en 2019. Pero este problema ha crecido sensiblemente en la contemporaneidad.

 

Con las reiteradas caídas en el precio del petróleo de 2018 (cerrando a 50 dólares por barril), por un lado se estima que las bajas reflejan una demanda débil y caracterizada por los recortes en la producción mundial, afectando sobre todo a las economías que dependen de esta energía. En otros términos, también hay quienes afirman que la situación se regularizará cuando el consumo aumente debido a una reducción de costos.

 

 

3 – El brexit

 

El brexit se votó el 23 de junio de 2016, cuando la mayoría la población británica votó abandonar la Unión Europea. Han pasado ya dos años y medio y aún no hay acuerdo sobre cómo lo harán realmente.

 

Si todo sigue el plan, el Reino Unido dejará la Unión Europea en 2019 y el Banco de Inglaterra ha advertido que este escenario hará que la economía se contraiga hasta en un 8 % y que la libra pierda 1/4 de su valor. Esto, sumado a los riesgos que significaría en la relación con Bruselas, aumenta la incertidumbre en los mercados financieros

 

 

2 – La posibilidad de una recesión en Alemania

 

Alemania ha sido uno de los máximos líderes mundiales durante décadas, pero hoy se ha quedado atrás con las nuevas tecnologías automotrices. Además, se estima que para 2040 más del 55 % de toda la producción mundial será de automóviles eléctricos y la producción alemana no parece adaptarse.

 

Por su parte, Estados Unidos también impone aranceles a los vehículos germánicos y, para especialistas del sector, terminará por hundir una industria que representa el 14 % del PBI alemán. Esto tendrá resultados muy negativos y propiciaría una recesión en Alemania durante el tercer trimestre, algo que —sin dudas— se va a contagiar en toda Europa.

 

 

1 – La situación de las deudas

 

En la actualidad, la deuda global es hasta tres veces más grande que lo que era hace 20 años, generando mucha preocupación e incertidumbre en todo el mundo. Un aumento de las tasas de interés significa un riesgo notable para cada hogar y cada empresa no financiera en el 36 % de las economías más importantes del mundo. Total incertidumbre para el 2019.

 

Además, se ha advertido que las economías más prósperas, así como los grandes mercados emergentes, son altamente vulnerables a los riesgos de la gran deuda. De todos modos, los toros (bajistas) estiman que las tasas de interés podrían solo subirán más y, al tiempo que el crecimiento económico se sostenga, el sector prestatario podrá pagar las deudas. Mientras tanto, resulta, al menos, incierto.